UN GRAVE CUADRO DE SINDROME URÉMICO HEMOLÍTICO ATENDIDO POR NUESTRA OBRA SOCIAL

UN GRAVE CUADRO DE SINDROME URÉMICO HEMOLÍTICO ATENDIDO POR NUESTRA OBRA SOCIAL

Más de 90 días de internación, siete importantes cirugías y la atención especializada de un equipo interdisciplinario fueron las claves de la recuperación de la pequeña M.L.M (AFILIADA A LA OBRA SOCIAL TRANSPORTE COLECTIVO DE PASAJEROS. UTA), una niña de dos años de edad que ingresó en noviembre último (2014) a la Clínica Privada Vélez Sarsfield con un grave cuadro de síndrome urémico hemolítico.  

15-04-2015

"La paciente presentaba una patología de alto riesgo que la ubicó dentro del dos por ciento más serio de los casos en cuanto a gravedad de complicaciones intestinales, las cuales en su gran mayoría conllevan una alta mortalidad. Presentó todas las características severas que acarrea esta enfermedad: neurológicas (status convulsivo), isquemias intestinales, insuficiencia renal severa y hematológicas (anemias a repetición)", explicaron los doctores Ricardo Mansur, Jefe del Servicio de Pediatría y Neonatología de la Clínica y Pablo Castro, Jefe de Servicio de la Unidad de Cuidados Críticos Pediátricos. El tratamiento constó de diferentes etapas e involucró la participación de numerosos servicios de la Clínica: Pediatría, Terapia Intensiva, Nefrología, Diálisis, Cardiología, Cirugía Pediátrica, Neurología, Infectología, Diagnóstico por Imágenes, Medicina Transfusional, Laboratorio y personal del equipo de Epidemiología del Ministerio de Salud de la provincia de Córdoba. La pequeña paciente estuvo internada en la Unidad de Cuidados Críticos con asistencia respiratoria mecánica y luego de una fase de reposo gástrico comenzó a recibir alimentación parenteral. El daño que sufrieron sus riñones obligó a practicarle diálisis peritoneal y hemodiálisis durante treinta días. Una cuidadosa terapia con antibióticos y transfusiones también formaron parte del tratamiento. Es de destacar la labor realizada por el Servicio de Cirugía Pediátrica, dirigido por el Dr. Julio Báez, que practicó las siete cirugías intestinales efectuadas a raíz de las colecciones intrabdominales, perforación y fístulas intestinales que sufrió la paciente. El seguimiento de su estado de salud fue constante, la atención del equipo profesional de médicos y enfermeras fue complementada por diversos estudios diagnósticos como ecocardiogramas, resonancias magnéticas, radiografías y cultivos de laboratorio que permitían contar con un panorama completo y claro de la situación general de la niña. Ahora, el tratamiento continúa en el hogar, con medicación, dieta especial y seguimiento evolutivo por un equipo interdisciplinario. El día del alta, la alegría reinaba en los pasillos de la Clínica, con mucha emoción el personal directivo, médicos y todo el equipo de salud despidieron a esta niña que demostró gran fortaleza y gracias al cariño de sus padres y el esfuerzo mancomunado de todo un equipo pudo retornar a su hogar.



© UTA Seccional Córdoba

Redes Sociales



Diseño ENK